Del tutor a distancia al coach en línea

Domingo 7 de agosto de 2011, por Ana Maria Moreno B., Philippe Boland El tutor desempeña un papel clave durante el progreso abierto y flexible de la formación en línea. La función del tutor es ayudar y acompañar a los estudiantes con el objeto de incrementar su aprendizaje académico. De él depende gran parte de la calidad y el éxito de la formación, ya que de alguna manera, es el diapasón que le marca el ritmo académico al estudiante. Tanto para el tutor como para los estudiantes, el trabajo a distancia exige rigor y organización. Durante el proceso, el estudiante debe tener claro que él es quien debe gestionar su propio aprendizaje, y que la tarea de los tutores es de apoyo. La tutoría exige capacidad de escucha y tener el sentido de servicio al usuario. Además de las competencias pedagógicas y de comunicación, todo tutor debe ser diestro en el manejo de herramientas de comunicación y de aprendizaje en línea o learning managment system (LMS). Cuando el tutor cuenta con un LMS tiene más tiempo para centrarse en los aspectos pedagógicos, ya que algunas de las acciones se pueden administrar automáticamente a través de estas plataformas de aprendizaje y la tarea de seguimiento se facilita. La tutoría es un término que cubre un amplio número de procesos y puede ejercer funciones variadas según su nivel de interacción con el estudiante. A continuación describimos los cuatro niveles: Nivel 1 - Tutoría técnica o mesa de ayuda El tutor ofrece un apoyo técnico al estudiante. Es el responsable de asignar las claves de acceso y licencias. Ayuda a los estudiantes a dar los primeros pasos con la plataforma. Verifica constantemente la disponibilidad de los recursos pedagógicos. Mantiene informados a los estudiantes de los problemas técnicos encontrados. Da solución de conexión o de acceso a documentos. Contesta preguntas técnicas sobre el uso de la plataforma de aprendizaje o sobre la instalación de algún programa. El tutor técnico comparte información e instrucciones. Nivel 2 - Tutoría reactiva o monitoria El tutor reactivo, al igual que el tutor técnico cumple con el papel de iniciador y de soporte técnico. Sin embargo su labor no se limita a esas dos funciones. Adicionalmente, está encargado de organizar el material pedagógico de acuerdo a los módulos de los cursos. Hace el seguimiento del proceso de aprendizaje y desempeño de cada estudiante. Presenta informes de la gestión realizada. Este tutor está para contestar de forma reactiva las preguntas sobre el tema del curso. Puede hacerlo de manera sincrónica (por teléfono, SMS, mensajería instantánea, Skype, MSN, etc) o asincrónica a través de, del foro de la plataforma a distancia, de groupwares (Google Docs) o de redes sociales. Una de sus tareas es evitar el aislamiento de los estudiantes. Nivel 3 - Tutoría preactiva o consejería Es el tutor guía por excelencia. Aquel que aconseja al estudiante y le ayuda a seleccionar los cursos individuales o las materias según el pensum académico que este debe completar. Antes de la inscripción, el tutor proactivo verifica el nivel de conocimientos y el nivel de alfabetización informacional del estudiante, así como su destreza frente a las herramientas particulares a utilizar durante la formación. Selecciona a los estudiantes y les orienta sobre los cursos que les corresponden según el nivel de cada uno. Dentro de su labor está capacitar en el uso de las herramientas computacionales. Presentar al estudiante la plataforma con la que contará para capacitarse y explicarle los métodos pedagógicos, mostrando con ejemplos, una lección y un ejercicio típico. Durante la formación, el tutor estimula, apoya, anima y motiva al grupo o la comunidad de estudiantes a través de las herramientas disponibles. Hace el seguimiento pedagógico (respuestas a las preguntas de los estudiantes, análisis de la progresión, consejos y asesoramiento personal). Este tutor envía la corrección de exámenes en línea y de ejercicios. Es el que felicita los progresos y los logros de los estudiantes. Nivel 4 - Mentoría y coaching (entrenador) Construye un plan individual de formación y mantiene un informe personalizado de cada estudiante. Es un tutor que dinamizar el aprendizaje a través del seguimiento y de la supervisión individual. Cuando el estudiante tiene dificultades para seguir su formación, el tutor puede identificar los problemas que sean académicos o personales y aconsejarlo. Desempeña un papel importante al motivar y animar personalmente al estudiante para potenciar las capacidades de estudiante y evitar que abandone su formación. Además de animar los espacios comunitarios, alimentar y organizar los foros de discusiones, propone actividades colaborativas complementarias a la formación. Su objetivo es enmarcar los estudiantes, orientándolos, motivarlos y relanzarlos, apoyándolos en las actividades y en sus motivaciones particulares.